miércoles, 28 de septiembre de 2016

ENTREGADA AL ESPÍRITU SANTO


DONES CONCEDIDOS POR EL ESPÍRITU SANTO 
QUE SE REFLEJAN EN LA VIDA DE MADRE MERCEDES

El DON DE FORTALEZA PORQUE:
·         Desde niña supo tener el valor de superar la ausencia de su madre y de su padre.
·          Ante la negación de poder ingresar al convento de las Monjas Clarisas Capuchinas, supo tener valor de esperar 10 años.
·         Cuando cumple de le con su sueño, de ingresar al convento de Clausura, debe retirarse por su poca salud.
·         Supera con fe y fortaleza y la ceguera de sus ojos.
·         Mantiene la firmeza ante el principio de rechazo, de Monseñor Aneiros, al no concederle permiso para comenzar la Fundación del Instituto de las Hermanas Terciarias Franciscanas de la Caridad.
·         Lucha constantemente con su debilidad física para servir a los enfermos, hasta tal punto que “se olvida de las muletas para ayudar a un moribundo.”
·         No se deja vencer por la incomprensión de las personas más cercanas a ella, para fundar el asilo de San José, para niños huérfanos de Chascomús.

EL DON DE PIEDAD PORQUE:
·         Toda su fortaleza la encontraba en la oración y contemplación.
·         Su experiencia de dialogo la tenia con Jesús Eucaristía, a él se arrodillaba para pedirle o darle gracias por los favores que le concedía.
·         Mantenía una conversación de HIJA, DISCIPULA Y AMIGA con la virgen María, a quién llevaba a su lado a los lugares alejados donde iba, manifestando una entrega gozosa con el rezo de la CORANA FRANCISCANA. 
·         Su piedad no sólo consistía en hablar muchas palabras sino en la búsqueda constante por la Voluntad de Dios.
·         En cierta manera en la oración y contemplación se SACIABA, para dar al mismo Cristo a sus hermanos enfermos y desprotegidos.
·         Su oración con María hoy es un testimonio para nosotros, que ella fue no sólo una hija sino una amiga de la Madre Dios, y es por eso que la misma Virgen le RESPONDÍA al rezar la corona franciscana.

EL DON DE CONSEJO:
·         Porque sus mensajes manifiestan su entrega constante a la voluntad de Dios a pesar de las contrariedades que se le presentaban.
·         Porque su solidaridad con el enfermo no sólo de ayuda corporal sino que lo animaba en su ESPÍRITU, con sus consejos, esto le permitía al enfermo mismo, sobrellevar con valentía su enfermedad.

EL DON DE SABIDURÍA:
·         PORQUE supo elegir la voluntad de Dios en todas las circunstancias de su vida y actuar según ella.

EL DON DE ENTENDIMIENTO:
·         Porque supo comprender cuanto el Señor le manifestaba para entregar su Evangelio y el amor que Él tiene, por los más frágiles, enfermos, pobres y débiles.

EL DON DE CIENCIA:
·         Porque no sólo socorrió a los enfermos con la ciencia humana, sino también,  con la Ciencia Dios.

EL DON TEMOR DE DIOS:

·         Porque comprendió que tenía que ACTUAR POR AMOR a Dios Padre y no por temor a un Dios que castiga o no comprende las debilidades del hombre.

FIN DEL DOCUMENTO

No hay comentarios:

Publicar un comentario